El equipo detrás del proyecto.

El equipo detrás del proyecto.

Que una idea sea buena, no es suficiente.

Hemos visto innumerables proyectos de enorme potencial fracasar y sin embargo, como ideas con menos fuerza, triunfaban. Sin ir más lejos, lo que hoy conocemos como Airbnb fue, en su momento, una idea sin apoyos; recurrieron a 15 inversores y los 15 rechazaron la propuesta. Fueron sus fundadores quienes, tras demostrar su iniciativa, ideas, entusiasmo y lograr vender 30000 dólares en cajas de cereales, se ganaron la confianza y el apoyo de inversores y aceleradoras. 

El coaching, la herramienta de desarollo del capital humano.

El coaching es nuestro trabajo, nuestra pasión y la herramienta con la que nuestros clientes se convierten en los mejores líderes y quienes los rodean, en el equipo con mayor potencial para el éxito. Esta fórmula, es la que necesita un inversor para tomar la decisión de invertir en un proyecto.  

Si algo hemos aprendido, es que cada persona dentro de una startup tiene un papel clave a la hora de alcanzar objetivos, tomar decisiones o solucionar problemas; el ritmo de crecimiento lo marca el rendimiento del equipo al completo. 

Por eso, si estás pensando en invertir en un proyecto, evaluar al equipo es el primer paso y además, el más importante

El capital humano, el factor clave.

El caos, la inseguridad y la ansiedad que rodean a una startup, son tres conceptos con los que cualquier equipo tendrá que lidiar para poder sacar a flote su proyecto; el coach se encarga de que ese equipo, tanto a nivel individual como colectivo, pueda enfrentarse a los desafíos sin que estos interfieran en su productividad, calidad o rendimiento. 

Miguel Arias, CCO de CartoDB y mentor en Wayra, IE Business School y Seedrocket, asegura que “lo que me hace apostar por un proyecto son las personas que lo componen, su experiencia previa, su talento y capacidad”. 

La experiencia y el talento no son dos aspectos que podamos cambiar y en casos como Brian Chesky, Elon Musk o Steve Jobs, ni siquiera importan, pues no contaban con nada de experiencia antes de alcanzar el éxito; la capacidad de cada uno sí tiene un proceso de desarrollo.

La capacidad de un emprendedor y su equipo es clave; el acompañamiento emocional y profesional se convierte en una pieza fundamental, pues el crecimiento tan rápido al que se suele ver sometida una startup, trae consigo factores inciertos, dudas, situaciones de estrés o incluso falta de foco por la cantidad de frentes que, como emprendedores, solemos tener abiertos. 

En numerosas ocasiones, cuando un proyecto fracasa o la experiencia personal no ha sido como el inversor esperaba, éste se encuentra en un callejón sin salida: será muy difícil que vuelva a confiar en un proyecto parecido o incluso en una startup liderada por personas que lo lleven a ese recuerdo. Lo que ocurre aquí es que como inversor, te estás enfocando en una mirada sesgada y nada objetiva. 

A menudo, esta sensación se conoce como “intuición”, cuando en realidad, lo único que estamos haciendo es escuchar un punto de vista cargado de subjetividad. Este último concepto es de todo, menos íntimo amigo de los negocios, por eso es tan importante compartir campo de visión con todos aquellos que aportan la suya desde el exterior, sin carga subjetiva, con aire fresco y con el conocimiento suficiente para entenderla, asimilarla y transmitirla. 

Cuando todo es para ya, cuando todo es para ayer. 

“Convertir la presión de emprender en la energía que mueve la startup”

Ese crecimiento exponencial que buscan las startups, no solo crea situaciones de frustración o soledad como veremos más adelante, sino que obliga a sus líderes a crear equipos, grupos o cohesionar departamentos de forma muy rápida y con unos valores y unos objetivos comunes: la necesidad de mantener identidad, valores, procesos, objetivos….

Lograr todo esto se vuelve muy complicado, ¿sabes cuál es la única forma de lograrlo? Conseguir una forma común de trabajo, en la que todos estéis de acuerdo en el orden y prioridad de objetivos, gestionar expectativas, gestionar el rendimiento y la toma de decisiones.

En wavveup trabajamos con programas de coaching enfocados a equipo, para poder asegurarnos que sí, que ese equipo sigue fuerte, integrado y enfocado en el objetivo común. 
Llegados a este punto es inevitable pensar en cómo llevar a cabo todo ese proceso de integración y gestión del equipo; gracias al coaching, trabajamos las competencias más importantes de este proceso: habilidades directivas, sociales, comunicativas o  la inteligencia emocional son algunos ejemplos. Debes tener claro que el equipo que va a desarrollar ese proyecto tiene que estar preparado para hacerlo, de lo contrario, te dará igual lo buena que sea la idea.

Las emociones en el emprendedor y su poder para generar cambios

Nuestras emociones dirigen nuestra conducta, esto ocurre en nuestra vida personal pero, de igual forma, en nuestra vida profesional. Estas emociones, lo que provocan, son cambios en nuestra conducta y estos cambios, acciones. 

¿Por qué es tan importante entonces la gestión de las emociones? Porque esas acciones son las que van a conseguir los resultados para nuestra startup, es decir, que crezca. Ahora, si hay una mala gestión de estas emociones, entonces las acciones a las que te llevarán no tendrán un cambio tan positivo en tu trabajo.

¿Qué hacemos en wavveup? Potenciar el capital humano mediante el trabajo de los factores que sí están científicamente relacionados con el éxito: personalidad, comportamiento y rendimiento. 

Cuando los resultado no llegan tan rápido como queremos

Frustración. Un concepto clave en el mundo del deporte, ¿y qué hacen los deportistas de élite? apostar por un coach. 

Frustración. Un concepto clave en el mundo startup, ¿y qué deben hacer sus emprendedores? Apostar por un coach.

De una startup se espera un crecimiento rápido y de su equipo, rápida capacidad de adaptación a todos estos cambios. Lo normal es que esto no sea tan sencillo y genere impacto negativo en el personal como por ejemplo, sentimiento de frustración o soledad, pues en cuanto hay problemas, tendemos a enfocarnos en ellos y aislarnos. 

El coach trabaja la autogestión, para evitar el bloqueo y conseguir que la energía y el tiempo siempre estén enfocados en todo aquello que sí necesita la startup y que generan cambios positivos, cambios de verdad.

Es importante hacer hincapié en el papel del coach en este entrenamiento de liderazgo, pues será el que consiga llevar al emprendedor hasta las acciones que potenciarán el crecimiento de la startup. 

Veamos de forma muy rápida cuál es la diferencia entre un mentor y un coach, para poder así entender el papel que cada uno tiene cuando lo que quiere un inversor, es mejorar su porcentaje de éxito:

Coaching Mentoring
El coach nunca aconseja ni recomienda, no comparte su punto de vista.
El coach es un espejo del cliente.
Es clave que el mentor comparta su punto de vista y sus experiencias como “experto” del área en cuestión.
El coaching acompaña a la persona a redescubrirse, a abrir nuevas perspectivas y a superar inseguridades para poder romper límites que acotan la capacidad de acción El mentoring orienta principalmente a nivel personal y profesional a presente y futuro.
Las directrices las marca el cliente. Las directrices las marca el mentor.
El coach es quien pregunta y el cliente quién (auto)responde. El cliente pregunta y el aprendizaje lo da la experiencia del mentor. 
El coach se focaliza en la acción y la evolución de la persona. El mentoring está basado en la relación y el conocimiento.
El coaching se enfoca en el crecimiento personal a partir de temas concretos en las sesiones. El mentoring tiene un papel estratégico a nivel profesional, no solo con el puesto que ocupa el cliente en ese momentos, sino también en las proyección de futuro. 
Trabaja el desarrollo de las habilidades directivas y los miedos del cliente. Guía a la persona para lograr los objetivos empresariales.
Diferencias entre el coaching y el mentoring

Por eso, “yo no apuesto por una startup, apuesto por el emprendedor y su coach”

El equipo detrás de una idea es tan importante que, por muy buena que sea la idea de una startup, si el equipo de enfrente está más capacitado o mejor enfocado, si cuenta con un coach que se asegure de que todos están al 100% en cada paso, se llevará la inversión. 

Si tomamos ejemplos reales:

         ·   Brian Chesky antes de Airbnb no era nadie. 

         ·   Elon Musk antes de Paypal no era nadie.

         ·   Steve Jobs antes de Apple no era nadie.

El capital humano es la pieza capaz de convertir una idea, en una startup de éxito. 

En wavveup contamos con una evaluación de startups en la que medimos los 8 aspectos clave de cualquier equipo potencial de éxito, para entender los puntos fuertes y los débiles y a partir de ahí, hacerlo crecer.

Conoce de primera mano nuestros planes específicos para inversores: evalúa, apoya y mide el éxito.

Escríbenos a: hello@wavveup.com