Que no te encasillen, aprende y emprende

8 de octubre de 2021
Por albert

¡Mantén las alarmas activadas!

 

Para los que somos mentes creativas, disruptivos innatos y buscamos liderar con todos y cada uno de nuestros pequeños y grandes proyectos… ya sea en la vida profesional o personal, ya sea en startups o grandes empresas…. sabemos muy bien que todo lo que se emprende no siempre acaba impactando como se espera en un principio. Es así hasta el punto en que, en el mundo de los negocios, hay ciertas trampas que a lo largo de los años se van repitiendo, lo que hace que… ¡uno aprenda a detectarlas y hacerles frente! Por ese motivo, queremos dejar constancia en el artículo de hoy algunas de ellas; 3 tipos de emprendedores a evitar a toda costa.

¡Presta atención!

En primer lugar, encontramos el que vendría ser el emprendedor fanfarrón, pero sin fondos para la empresa. Sí, sí, tal y como lo lees. Son startups que no tienen los márgenes adecuados para funcionar ni a corto, ni a medio, ni a largo plazo. En otras palabras, son identidades que no tienen ganancias financiables ni las tendrán nunca por la falta de compromiso del emprendedor, pero éste siempre se las acaba arreglando para sobrevivir. Maltrata al equipo destruyendo la cultura y siendo arrogante. Y por si fuera poco, muchas veces presume de lo que no tiene, ya sea en redes sociales u otras situaciones. Sin ser capaz de invertir en su empresa cuando es necesario, para él, el gasto de la inversión nunca merece la pena.

Por otro lado, existe algo totalmente diferente, pero igual de peligroso. Y es que siempre se ha destacado el valor diferencial y la Unique Selling Proposition como claves del éxito de un negocio pero… si tu startup se convierte a  una señora scaleup y abandonas tu posición como fundador o CEO, ¿la desaparición comportaría la pérdida del valor e identidad de la marca? Como te puedes imaginar, eso sería un grave problema. Así que, en efecto, hablamos de emprendedores imprescindibles en su lugar de trabajo, en otras palabras, de negocios que no tienen un valor transferible. Por eso, muchos emprendedores ya no optan por ser el rostro del futuro de su negocio; porque si tienes un valor transferible asegurado, tienes poder. Y es que liderar es saber delegar adecuadamente.

Por último y en tercer lugar, está la figura del emprendedor autodestructivo. Y es que al inicio de un negocio el emprendedor cuenta con una lista infinita de tareas. Pequeñas labores que, aunque las de por terminadas y tache de la lista no acabarán nunca. Y eso es así porque siempre aparecen de nuevas conforme se avanza. A esa zona de peligro donde prospera el agotamiento y las jornadas de 12h es donde no queremos llegar. Es fácil convertirse en el hámster de la rueda que nunca deja de correr, porque si lo hace, sus ventas se reducen a cero y no puede pagar ni a su equipo ni a él mismo. Por suerte y para evitar eso, existen los sistemas de previsión de ventas que permiten crear simulaciones antes de lanzar el producto y evitar cantidad de esfuerzo en vano o sin resultados. Y quien dice sistemas, dice estudios u otros análisis que aseguren el éxito del lanzamiento.

Así pues, la pregunta del millón es… 

¿Cómo evitar ser uno de estos 3 tipos de emprendedores?

Haciendo escalable tu startup, lo cual requiere un previo estudio de mercado, tener un valor transferible y una liquidez inmediata. Un conjunto de elementos tan básicos que… no se te habrán pasado por alto, ¿verdad?

¡Pide información y te ayudaremos a escalar tu negocio 

o comparte la información con algún colega emprendedor!

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

 

Artículos Relacionados

Contacta con nosotros

+34 634 26 03 09
hello@wavveup.com
reclutamoscracks@wavveup.com
© Copyright 2022. All Rights Reserved

Contacta con nosotros

+34 634 26 03 09
hello@wavveup.com
reclutamoscracks@wavveup.com
© Copyright 2022. All Rights Reserved