El miedo de emprender

El miedo de emprender

Los miedos del emprendedor

¡Hola a todos!

Esta vez os traemos una entrevista que nos hicieron nuestros amigos de Kubide, en la que hablamos del proceso de empreder y de los miedos y sensaciones que esto supone.

Esperamos que os resulte útil, ¡dejadnos en comentarios qué os ha parecido!

K: Antes de comenzar, ¿cómo definiríais el miedo y por qué debería un emprendedor tenerlo en cuenta?

Laura: El miedo es una parte esencial de la psicología humana. Es una emoción que dispara la sensación de peligro (real o imaginario) que genera un desagradable chute de cortisol en vena, que se traduce en estrés y ansiedad, además, de bloqueo físico y mental. 

Pero ¡ojo!, nuestro cerebro está programado para sentir miedo porque nos “ayuda” a evitar una calamidad; es lo que nos mantiene a “salvo” y al mismo tiempo, nos bloquea si se lo permitimos. El miedo se alimenta del propio miedo, lo que significa que cuanto más intentemos evitar eso que nos da miedo, mayor será esa ansiedad. 

Albert: De hecho, normalmente, no sabemos muy bien de dónde viene exactamente y suele ocultarse en nuestro subconsciente. No obstante, cuando lo analizas y profundizas en él, te das cuenta de que luego no hay motivo real que temer. Explicado de forma gráfica y sencilla, el miedo es como una cebolla, ¡le quitas capas y capas, y luego no hay nada! 

K : Entonces, ¿qué relación diríais que tienen las palabras miedo y emprendimiento?

A: Es curioso porque, seas emprendedor novato o experto, el miedo forma parte del camino. Nosotros siempre decimos que aquí hay dos cosas importantes: (1) saber identificarlo y (2) ponerte a superarlo. 

Contamos con una serie de creencias ocultas que dan “veracidad inconsciente” a ese miedo y actúan como bloqueadores de tu capacidad de acción y tu valor como persona/líder/emprendedor. 

¿Qué quiere decir esto? Que a los miedos el emprendedor tiene que dedicarles tiempo y espacio para poder desbloquearlos sino seguirán ahí condicionando las decisiones y acciones del directivo y por ende de la compañía.

L: Cuando somos capaces de transformar el miedo en impulso y desbloqueamos partes de nosotros que nos limitaban, entonces es cuando alcanzamos nuevos niveles de energía, productividad, estrategia y visión para contribuir al crecimiento exponencial de la startup. 

Justo por esto, como coaches nos centramos en la persona que hay detrás del emprendedor, porque al final del día sobre sus espaldas hay más peso, decisiones o preocupaciones de las que podemos imaginar. 

K: Desde wavveup, ¿cuál le dirías a un emprendedor que es la mejor estrategia para superar un miedo?

A: Cuanto más te resistes, más te somete; no se trata de luchar o evitarlo, se trata de superarlo. 

Esto significa darle espacio, entender por qué esa reacción en nuestro cuerpo y cuál es la raíz de esos síntomas. Solo así podremos enfrentarnos de forma conscientemente y poder así desbloquearlo e incluso sacar aprendizajes y empoderamiento de ello.

K: ¿Qué papel juega el coaching ejecutivo para las startups y cuál es vuestro enfoque en wavveup?

A: Antes que nada, quizá sería bueno clarificar qué es, para los que aún no lo sepan:

El coaching ejecutivo es una relación de iguales entre directivo y coach que se centra en el desarrollo de la persona para que libere todo su potencial y lo transforme en valor para su negocio. Aquí está, de hecho, la principal diferencia con otras metodologías que tienen el foco en la empresa y la estrategia. 

El coaching va de explorar el presente desde diferentes perspectivas para rediseñar el futuro y se basa principalmente en la acción, pues sobre todo el desarrollo se hace en el terreno de juego. 

En wavveup, normalmente comenzamos una evaluación 360º diseñada específicamente para líderes y/o startups a nivel de líder-fundador y a nivel de equipo directivo, como core de la organización. Esto nos lleva a diseñar un plan de acción con objetivos claros para desarrollar las habilidades directivas necesarias para cada fundador. 

L:  En cuanto a su rol, como dice Timothy Gallwey, pionero en el mundo del coaching deportivo y ejecutivo:

Tenemos que distinguir los dos ámbitos de actuación de las personas: el externo y el interno. El juego exterior” ocurre en un escenario externo para superar los obstáculos externos, en el contexto de alcanzar un objetivo externo. El “juego interior” se lleva a cabo dentro de la mente del jugador y se juega contra varios obstáculos como el miedo, la duda, la atención y las suposiciones. El coaching parte de potenciar y dar claridad en este juego interior para superar los obstáculos o miedos, casi siempre autoimpuestos, que impiden a la persona o equipo acceder a todo su potencial. Esto tiene un impacto directo en la toma de decisiones y rendimiento de ti como fundador y de tu startup.

K: ¿Qué diferencia hay entre afrontar ese juego interior sólo o acompañado?

A: Es cierto que, para hacer frente a los miedos, puedes hacerlo solo, pero siempre te vas a sentir más seguro/a si lo haces o te comprometes con alguien, si amplias tus áreas ciegas entendiendo desde diferentes perspectivas y cuáles son los miedos y los beneficios de superar ese miedo o creencia limitante.

También me gustaría destacar la diferencia entre superar un miedo como “malamente puedes” o enfocarlo como un reto en tu lista de desafíos para alcanzar el éxito, sentirte más seguro y mejorar tu posición de líder. El papel del coach para entender desde fuera dónde está el camino, es fundamental.

K: Hablabais antes de saber diferenciar los miedos, ¿con qué miedos trabajáis vosotros o cuáles identificáis de forma más común?

L: Mmm, si tuviera que hacer una lista de esos miedos recurrentes en emprendedores, y (aquí empatizamos de lleno porque muchos los hemos vivido en nuestras propias carnes), nombraría: 

  • – Miedo al cambio
  • – Miedo a la incertidumbre
  • – Miedo a fallar o fracasar
  • – Miedo a no conseguir financiación
  • – Miedo a sentirse incómodo
  • – Miedo a decepcionar a otros “el famoso qué dirán”
  • – Miedo a que personas abandonen el proyecto (socios y empleados)
  • – Y… cómo no, ¡el miedo a delegar!

K: Y de estos, ¿hay alguno que los emprendedores vivan más a menudo?

A: Es cierto que cada perfil se enfoca en uno u otro, pero el miedo a fallar es muy común. Los emprendedores tienden a pensar que no pueden fallar bajo ningún concepto y que, si lo hacen, eso es una derrota que los obligará a tirar la toalla. 

Ser vulnerable y saber levantarte es lo que tu startup necesita de ti. 

Una de las partes que más nos gusta de nuestro trabajo es precisamente esa, ver como nuestros clientes se ponen metas, se superan y se sorprenden a ellos mismos. 

Ser vulnerable y saber levantarte es lo que tu startup necesita de ti. 

Albert X. Pérez

K: Nos leen muchos directivos de startups, ¿qué les diríais?, ¿cuáles son los efectos del miedo en una posición como la suya?

A: El primer punto y quizá el más importante, es que, aunque el miedo no se vea, lo huele el resto del equipo: queramos o no, parte de nuestra energía y atención están enfocadas en ese monstruo de 3 cabezas que nos atormenta noche y día y aunque nosotros creamos que podemos esconderlos, os podemos asegurar que, si algo nos ha enseñado el coaching, es que desde fuera se ve todo. 

Normalmente, para proteger al equipo y como mecanismo de autodefensa, generamos una distancia emocional con la que aislar esta sensación.

Ahora bien, la parte interesante viene cuando el equipo reconoce ese miedo a partir de lo que no dices, lo que dejas de hacer o por tus reacciones: si perciben inseguridad en ti, esto puede que se refleje en ellos tanto en ejecución como en autoridad.

¿Qué quiere decir esto? Si baja tu capacidad de toma de decisiones o tu nivel de acción, seguramente tus subordinados también acaben reduciendo su productividad y, por tanto, la materialización de objetivos de la startup.

M: Muchas veces, a la cabeza de una startup hay más de un socio, ¿cómo recomendáis gestionar el miedo en esos casos?

L: Dependiendo de la persona, podría tener mucho sentido abrir un espacio de diálogo, libre de juicios y aislando todo tipo de responsabilidades o presión para evitar el pánico.

En wavveup habitualmente animamos a que, cuando un socio detecta una situación de este estilo, ofrezca su disposición a ayudar. En este tipo de situaciones, lo normal es que no se espere de nosotros un consejo sino una escucha activa con la que la otra persona pueda liberar emoción y racionalizarla para empezar el proceso de superación.

M: Por último, ¿algo que os gustaría decirle al emprendedor que os está leyendo?

A: Nos gustaría que supiera que nosotros también somos emprendedores y lidiamos con los mismos problemas, incertidumbres y emociones.

Los emprendedores nos enfrentamos constantemente a situaciones nuevas, a entornos cambiantes, a momentos complicados a nivel económico, a nivel personal con los socios o equipo, a jornadas dobles, y en muchos casos, nuestros miedos condicionan nuestras conductas y por tanto en nuestras acciones. Simplemente, sé consciente, que, si estás viviendo algún miedo actualmente, puedes estar condicionado por una de tus dimensiones que está tratando de “protegerte” de algo.

Todo esto puede sonar desafiante, es lo que de algún modo deberías aprender a gestionar. Conforme crezca tu startup, también lo harán los miedos y problemas, así que, ¿listo para liderar tu crecimiento como emprendedor y coger las riendas de tu startup?