¿Qué necesita tu equipo para motivarse?

10 de diciembre de 2021
Por albert

Manual básico para un líder de startup

Si has llegado hasta aquí es porque realmente te preocupa tu equipo o bien, el universo te está enviando una señal con un cartel luminoso. Así que por un motivo u otro, te desvelamos cuáles son las 5 claves o ideas que debes tener claras para potenciar sus ganas de que aporten su granito de arena, o más bien dicho, su montaña de arenita.

¡Vamos allá!

En primer lugar, (sabemos que no es tu caso, pero por si acaso…) debemos tener claro una cosa: los gerentes de la vieja escuela le consumen la energía a las personas. Igual que los electrodomésticos.

Este tipo de sistema de trabajo basado en el adoctrinamiento, comando y control funcionaba a mediados del siglo pasado cuando abundaban las empresas industriales y el trabajador ejercía de mero peón. En ese entonces, los gerentes asumían absolutamente todas las tareas de alto valor. Sin embargo, hoy sabemos que mimando el personal surgen resultados increíbles. Por lo que es esencial crear una cultura basada en el bienestar donde se aprovecha todo el potencial de cada empleado y se les motiva hacia al compromiso. Aumento del ratio de innovación efectiva, sentido de pertenencia,  baja rotación y alta productividad colectiva son algunos de los indicadores.

En segundo lugar, cambia el chip en el trabajo: de personal a colectivo.

Hasta ahora como líder tu mecanismo de trabajo te ha funcionado y obtuviste el puesto de trabajo porque alguien en la empresa observó tu modus operandi. Eso, o construiste tu propia escalera hacia el emprendimiento. En cualquiera de los casos, tu forma de operar hasta el momento ya no servirá con una plantilla bajo tu cargo, así que no te ciñas a lo que te funcionó en un pasado porque ahora la cosa ha cambiado. Y es que como líder, ya no se trata de medir el perfomance individual, sino el perfomance colectivo del equipo. Presta atención y grábate esto en la mente: No te pagan por hacer un buen trabajo, te pagan para que las personas de tu equipo hagan un buen trabajo. (Si el que pagas eres tú como founder, con triple razón entonces…)

En tercer lugar, cultiva el ambiente laboral.

Y es que no hay mejor metáfora que la jardinería para esto. 

¿Por qué? Porque sus frutos necesitan una buena administración del sistema para que el resultado sea delicioso y saludable. En un huerto debes asegurarte de que a las plantas les dé el sol, la sombra, tengan un buen riegue, estén libres de plagas… Y lo mismo pasa en el mundo empresarial.

 Un buen líder debe preguntarse cómo puede facilitar la vida de las personas de su equipo, debe averiguar lo que necesitan sus miembros para seguir avanzando, e incluso, modificar el entorno si es necesario. De modo que, si hasta el momento te pensabas que ellos trabajaban para ti, estabas equivocado. ¡La realidad es que tú trabajas para ellos! “¿Qué necesitas de mí para hacer bien tu trabajo?”

En cuarto lugar, no tengas miedo y delega responsabilidades.

Lo más probable es que seas una persona brillante e ingeniosa; que suelas tomar la iniciativa; que le des forma a tus proyectos con tus ideas, habilidades y energía. ¿Verdad?Pues las personas de tu equipo funcionan de la misma manera. Por lo que no pueden dar lo mejor de sí mismos cuando se les dice exactamente qué hacer y/o cómo hacerlo. Y esto no es opcional. 

Si no delegas, si no les dejas decidir las herramientas y los métodos para alcanzar sus metas, simplemente no pueden hacer su trabajo y serán simples peones obedeciendo tus órdenes. Asimismo, estarás creando un arma de doble filo, porque te estarás haciendo totalmente indispensable en el lugar de trabajo. Debes repartir responsabilidades y delegar no se trata de asignar trabajos puntuales, verificar detalles, controlar la producción o dar plazos. La delegación es una herramienta de los líderes para fomentar el compromiso, la confianza, la pasión, pero sobre todo, dar la oportunidad de que las personas de tu equipo demuestren su valía. 


Fórmula: Delegar = Desarrollar


A modo de aviso: “hacer el trabajo uno mismo” o “mi estándar de calidad es inalcanzable y tendré que volver a hacerlo todo yo” o “como todos en el equipo tienen un montón de trabajo ahora mismo, mejor no agregar más” o “como nadie está lo suficientemente calificado para asumir esa tarea, mejor me espabilo yo” … ¡son excusas que no sirven para no delegar con efectividad!

En quinto y último lugar, habla menos y escucha más.

Los líderes necesitan que sus trabajadores se abran, compartan sus ideas, sus preocupaciones y/o su visión en particular de por qué ese proyecto está funcionando bien mientras que el otro está siendo un total desastre. Ahora bien, cuando alguien se acerque a ti con un problema, aunque desees compartir tu idea, tu opinión o tu experiencia, no te avances, escucha primero. 

Tranquilo, querer ser parte de la solución o querer ayudar cuando ves a alguien sufrir es una reacción humana, pero ahora te diré por qué es mejor no hacerlo. Al no decir nuestra propia opinión, él o ella fomentará su propia capacidad de gestión de la situación. Eso sí, le haremos preguntas para entrenar a la persona en lugar de instruirla y dejaremos que acabe de dar los últimos pasos prácticos para resolver el problema. Además, esto sirve como magnifica herramienta de predicción para saber la conducta de tu equipo en momentos de incertidumbre. ¡Así es como funciona el coaching!

Y hasta aquí algunos de los consejos para mejorar el liderazgo y, mantener o fomentar la motivación en tu equipo. ¿En qué punto necesitas profundizar ya? ¡Escríbenos para que te podamos echar un cable sin compromiso!

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

Artículos Relacionados

Contacta con nosotros

+34 634 26 03 09
hello@wavveup.com
reclutamoscracks@wavveup.com
© Copyright 2022. All Rights Reserved

Contacta con nosotros

+34 634 26 03 09
hello@wavveup.com
reclutamoscracks@wavveup.com
© Copyright 2022. All Rights Reserved